lunes, 15 de septiembre de 2008

EJEMPLO DE LAS PRINCIPALES POLITICAS CONTABLES DE LA EMPRESA REPSOL YPF

3. POLÍTICAS CONTABLES

Las principales políticas contables seguidas por Repsol YPF en la elaboración de las Cuentas anuales consolidadas, de acuerdo con lo establecido por las Normas Internacionales de Información Financiera adoptadas por la Unión Europea, son las siguientes:
3.1. Clasificación de los activos y pasivos entre corrientes y no corrientes
En el Balance de situación adjunto, los activos y pasivos se clasifican en función de sus vencimientos entre corrientes, aquellos con vencimiento igual o inferior a doce meses, y no corrientes, aquellos cuyo vencimiento es superior a doce meses.
3.2. Compensación de saldos y transacciones
Como norma general en los Estados financieros no se compensan ni los activos y pasivos, ni los ingresos y gastos, salvo en aquellos casos en que la compensación sea requerida o esté permitida por alguna norma y esta presentación sea un reflejo del fondo de la transacción.
Los ingresos o gastos con origen en transacciones que, contractualmente o por imperativo de una norma legal, contemplan la posibilidad de compensación y el Grupo tiene la intención de liquidar por su importe neto o de realizar el activo y proceder al pago del pasivo de forma simultánea se presentan netos en la Cuenta de resultados.
3.3. Moneda funcional y transacciones en moneda extranjera
Las partidas incluidas en las presentes Cuentas anuales consolidadas de cada una de las sociedades del Grupo se valoran utilizando su moneda funcional, es decir, la moneda del entorno económico principal en que la entidad opera. Las Cuentas anuales consolidadas se presentan en euros, que es la moneda funcional y de presentación del Grupo Repsol YPF.
Las transacciones en una divisa distinta de la moneda funcional de una sociedad se consideran transacciones en “moneda extranjera” y se contabilizan en su moneda funcional al tipo de cambio vigente en la fecha de la operación. Al cierre de cada ejercicio los saldos de las cuentas a cobrar y a pagar en moneda extranjera se valoran al tipo de cambio vigente al cierre del ejercicio.
Las diferencias de cambio resultantes de las operaciones de financiación a largo plazo que formen parte de la inversión neta en una sociedad extranjera, cuando la moneda en que se concede la financiación es la misma que la moneda funcional de la sociedad financiada o de la sociedad que facilita la financiación, se contabilizan en la línea “Diferencias de conversión” en el patrimonio de los balances de situación consolidados adjuntos.
3.4. Propiedades, planta y equipo
a. Coste
Los elementos de propiedades, planta y equipo adquiridos se valoran inicialmente por su coste de adquisición o coste de producción, que incluye los siguientes conceptos devengados únicamente durante el período de construcción:
i. Los gastos financieros relativos a la financiación externa que sean directamente atribuibles a la adquisición o producción, tanto si es de carácter específica como genérica. En relación con la financiación genérica, los gastos financieros activados se obtienen aplicando el coste medio de financiación ajena a largo plazo a la inversión media acumulada susceptible de activación no financiada específicamente.
ii. Los gastos de personal y otros de naturaleza operativa soportados efectivamente en la construcción del propio inmovilizado.
Repsol YPF aplica el método del coste para el registro de los elementos de propiedades, planta y equipo; posteriormente, esta partida se refleja por su coste de adquisición o producción, menos la amortización acumulada y menos cualquier pérdida de valor acumulada.
Los costes de ampliación, modernización o mejoras que representen un aumento de la productividad, capacidad o eficiencia o un alargamiento de la vida útil de los bienes, se capitalizan como mayor valor de los mismos.
Los gastos de reparaciones, conservación y mantenimiento se imputan a los resultados del ejercicio en que se producen.
Este epígrafe incluye asimismo las inversiones efectuadas en actividades de exploración y producción de hidrocarburos (ver nota 3.4.c), así como el coste de los activos adquiridos en régimen de arrendamiento financiero (ver nota 3.20).
El beneficio o pérdida resultante de la enajenación o el retiro de un activo se calcula como la diferencia entre el beneficio de la venta y el importe en libros del activo, y se reconoce en la Cuenta de resultados del ejercicio.
b. Amortización
Los elementos de propiedades, planta y equipo, excepto el afecto a las actividades de exploración y producción de hidrocarburos (ver nota 3.4.c), se amortiza siguiendo el método lineal, mediante la distribución del coste de adquisición de los activos corregido por el valor residual estimado entre los años de vida útil estimada de los elementos, según el siguiente detalle:

Años de vida útil estimada
Edificios y otras construcciones 30-50
Maquinaria e instalaciones:
Maquinaria, instalaciones y utillaje 8-15
Mobiliario y enseres 9-15
Instalaciones complejas especializadas:
Unidades 8-15
Tanques de almacenamiento 20-30
Líneas y redes: 12-18
Infraestructura y distribución de gas 20-30
Elementos de transporte: 5-20
Los terrenos se registran de forma independiente de los edificios o instalaciones que puedan estar asentadas sobre los mismos y se entiende que tienen una vida útil infinita y, por tanto, no son objeto de amortización.
Los elementos de propiedades, planta y equipo en curso se registran por su precio de coste, deduciendo las pérdidas de valor reconocidas. El coste incluye los costes por intereses capitalizados de conformidad con la política contable del Grupo. La amortización de estos activos, comienza cuando los activos están en condiciones de uso.
c. Registro de las operaciones de exploración y producción de hidrocarburos
El Grupo Repsol YPF ha aplicado anticipadamente la NIIF 6 “Exploración y evaluación de recursos minerales”, cuya aplicación es obligatoria a partir del 1 de enero de 2006. El ámbito de aplicación de esta norma sólo abarca los costes de exploración y evaluación de recursos minerales y regula el registro de estas transacciones. Tanto la NIC 16 “Propiedades, planta y equipo” como la NIC 38 “Activos intangibles” excluyen expresamente de su alcance los derechos mineros y reservas minerales tales como petróleo, gas natural y recursos no renovables, así como los gastos de exploración, no obstante, la NIC 16 “Propiedades, planta y equipo” si que aplica a las propiedades, plantas y equipos usados para el desarrollo o mantenimiento de dichos recursos naturales.
En virtud de lo anterior, el Grupo Repsol YPF ha continuado aplicando las prácticas, principios y criterios contables que históricamente había aplicado con anterioridad a la adopción de las NIIF para los activos y transacciones de Exploración y producción de hidrocarburos, en línea con lo indicado en la NIC 8 “Políticas Contables, Cambios en las Estimaciones Contables y Errores” con carácter general, en la NIC 16 “Propiedades, planta y equipo” para las inversiones de desarrollo de las propiedades y derechos mineros sobre hidrocarburos y en la NIIF 6 dentro del ámbito de la exploración y evaluación de recursos minerales en particular. En el caso particular de los costes de exploración y evaluación de recursos minerales los criterios contables aplicados, son los correspondientes a los US GAAP o principios contables vigentes en Estados Unidos.
Repsol YPF registra las operaciones de exploración y producción de hidrocarburos de acuerdo con el método de exploración con éxito (“successful-efforts”). De acuerdo con este método, el tratamiento contable de los diferentes costes incurridos es el siguiente:
. Los costes originados en la adquisición de nuevos intereses en zonas con reservas probadas y no probadas (incluyendo bonos, costes legales, etc.) se capitalizan en el epígrafe “Inversiones en zonas con reservas”, asociados a reservas probadas o a reservas no probadas, según corresponda, cuando se incurre en ellos.
i. Los costes de adquisición de participaciones en permisos de exploración por un periodo de tiempo se capitalizan a su precio de compra, y se amortizan con cargo a resultados (como máximo en el periodo de duración del contrato que regula dichos permisos) de acuerdo con el criterio señalado en el apartado “costes de exploración” siguiente. En caso de que no se encuentren reservas, los importes previamente capitalizados, son registrados como gasto en la Cuenta de resultados. En caso de resultados positivos en la exploración, dando lugar a un descubrimiento comercialmente explotable, los costes se reclasifican al epígrafe “Inversión en zonas con reservas” por su valor neto contable en el momento que así se determine. Los pozos se califican como “comercialmente explotables” únicamente si se espera que generen un volumen de reservas comercialmente producibles que justifiquen su desarrollo comercial considerando las condiciones existentes en el momento del reconocimiento (por ejemplo, precios, costes, técnicas de producción, marco regulatorio, etc.).
ii. Los costes de exploración (gastos de geología y geofísica, costes asociados al mantenimiento de las reservas no probadas y otros costes relacionados con la actividad de exploración) excluyendo los costes de los sondeos de exploración, se cargan a resultados en el momento en que se producen.
Los costes de perforación de sondeos de exploración, incluyendo pozos exploratorios estratigráficos, se capitalizan en el epígrafe “Otros costes de exploración” pendientes de la determinación de si se han encontrado reservas probadas que justifiquen su desarrollo comercial. Si no se han encontrado reservas probadas, los costes de perforación inicialmente capitalizados son cargados en resultados. Sin embargo, si como consecuencia de los sondeos de exploración, se encuentran reservas pero no se pueden clasificar como probadas, su registro contable depende de las siguientes circunstancias:
 En aquellos casos en que el área requiera inversiones adicionales antes de que pueda iniciarse la producción, los costes de perforación permanecen capitalizados solamente durante el tiempo que se cumplan las siguientes condiciones (i) la cantidad de reservas probadas encontradas justifica su terminación como pozo productivo si la inversión requerida es efectuada, y (ii) la perforación de sondeos de exploración adicionales está en marcha o se encuentra planificada para un futuro próximo. Si alguna de las dos condiciones anteriores no se cumpliera, los sondeos correspondientes se cargarían en resultados.
 En todas las demás circunstancias, la determinación de si las reservas pueden ser clasificadas como probadas tiene que producirse en el periodo de un año desde la finalización de la prospección. Si la determinación no se ha producido en ese periodo, los correspondientes costes de sondeos son cargados a resultados.
Finalmente, si se han encontrado reservas respecto a pozos exploratorios estratigráficos pero su clasificación como probadas depende de si se puede justificar una mayor inversión, los costes de perforación asociados permanecen capitalizados únicamente mientras se cumplan las siguientes condiciones: (i) la cantidad de reservas encontradas justifica su terminación como pozo productivo, y (ii) la perforación de pozos exploratorios estratigráficos adicionales se encuentra en marcha o está planificada para un futuro próximo. En el caso de que no se cumpla alguna de las condiciones anteriores, los costes relacionados con los pozos exploratorios estratigráficos son cargados a resultados.
Los costes de perforación de sondeos que hayan dado lugar a un descubrimiento positivo de reservas comercialmente explotables son reclasificados al epígrafe “Inversión en zonas con reservas”.
iii. Los costes de desarrollo incurridos para extraer las reservas probadas y para tratamiento y almacenaje de petróleo y gas (incluyendo costes intangibles de perforación de pozos productivos y de pozos en desarrollos secos, pozos en desarrollo, plataformas, sistemas de mejora de recuperación, etc.) se capitalizan en el epígrafe “Inversión en zonas con reservas”.
iv. Los costes por los futuros abandonos y desmantelamientos de campos (medioambientales, de seguridad, etc.) están calculados campo por campo y se capitalizan por su valor actual cuando se registra inicialmente el activo en el balance. Esta capitalización se realiza con cargo al epígrafe “Provisiones para riesgos y gastos no corrientes”.
Las inversiones capitalizadas según los criterios anteriores se amortizan de acuerdo con el siguiente método:
i. Las inversiones correspondientes a adquisición de reservas probadas se amortizan a lo largo de la vida comercial estimada del yacimiento en función de la relación existente entre la producción del año y las reservas probadas del campo al inicio del período de amortización.
ii. Las inversiones relacionadas con reservas no probadas son evaluadas, al menos anualmente, o anteriormente si existiera un indicio de que éstas podrían haberse devaluado y, de producirse un deterioro, éste es reconocido con cargo a resultados del ejercicio dotando una provisión por depreciación.
iii. Los costes originados en sondeos y las inversiones efectuadas con posterioridad para el desarrollo y extracción de las reservas de hidrocarburos se amortizan a lo largo de la vida comercial estimada del yacimiento en función de la relación existente entre la producción del año y las reservas probadas desarrolladas del campo al inicio del período de amortización.
A la fecha de cierre o siempre que haya un indicio de que pueda existir un deterioro en el valor de los activos, se comparan los flujos futuros de caja descontados provenientes de las reservas probadas y no probadas, afectadas estas últimas por un factor de riesgo, de cada campo propiedad del Grupo con su valor contable. Cualquier dotación, o reversión, de provisión que surja como consecuencia de esta comparación se registrará en los epígrafes “Otros gastos” u “Otros ingresos” de la Cuenta de resultados (ver notas 3.9, 7, 14 y 27).
d. Propiedades, planta y equipo de naturaleza medioambiental
La identificación del inmovilizado material de naturaleza medioambiental, entendiendo como tal aquel cuya finalidad es la de minimizar el impacto medioambiental y la protección y mejora del medio ambiente, se realiza teniendo en cuenta la naturaleza de las actividades desarrolladas por el Grupo, de acuerdo con criterios técnicos basados en las directrices relativas a esta materia emitidas por el American Petroleum Institute (API).
El inmovilizado de naturaleza medioambiental y su correspondiente amortización acumulada, figuran en el Balance de situación, junto con el resto de elementos que forman parte del inmovilizado material, clasificados de acuerdo con su naturaleza.
La determinación de su coste, así como de los criterios de amortización y correcciones valorativas a efectuar, se realiza de acuerdo con lo establecido para esas partidas de inmovilizado, según se explica en los apartados 3.4.a a 3.4.c.
En la nota 39 relativa a Información sobre Medio Ambiente se incluye un detalle de la composición de los activos medioambientales.
3.5. Propiedades de inversión
Repsol YPF reconoce como propiedades de inversión los valores netos de los terrenos, edificios y otras construcciones que se mantienen, bien para explotarlos en régimen de alquiler, o bien para obtener una plusvalía en su venta como consecuencia de los incrementos que se produzcan en el futuro en sus respectivos precios de mercado. Estos activos no están afectos a las actividades del Grupo y no están destinados para uso propio.
Las propiedades de inversión se registran inicialmente por su coste de adquisición, que incluye el precio de adquisición o coste de producción más los gastos incurridos directamente atribuibles. Posteriormente se valoran por su coste de adquisición menos la amortización acumulada y la provisión por deterioro de valor acumulada.
Los terrenos incluidos en este epígrafe se consideran activos de vida útil indefinida y, como tales, no son amortizados si bien se someten anualmente a un test de pérdida de valor. El resto de los elementos registrados como propiedades de inversión se amortizan linealmente en un plazo medio de entre 25 y 50 años.
3.6. Fondo de comercio
Corresponde a la diferencia positiva existente entre el precio pagado en la adquisición de sociedades participadas y el valor razonable de la parte proporcional de los activos, pasivos y pasivos contingentes adquiridos de estas sociedades susceptibles de ser identificados y registrados individualmente en la fecha de adquisición (ver nota 9). El fondo de comercio se valora posteriormente por su coste menos las pérdidas de valor acumuladas.
Los fondos de comercio sólo se registran si han sido adquiridos a título oneroso y representan, por tanto, pagos anticipados de los beneficios económicos futuros derivados de los activos de la entidad adquirida que no sean individual y separadamente identificables y reconocibles.
Si la diferencia fuese negativa, es decir, la participación adquirida en el valor razonable neto de los activos, pasivos y pasivos contingentes a la fecha de adquisición fuese superior al coste incurrido en la adquisición de sociedades participadas, es preciso hacer una reevaluación de la valoración de los activos, pasivos y pasivos contingentes adquiridos. Si tras la reevaluación la diferencia negativa siguiera existiendo, se registraría como un beneficio en la línea “Otros ingresos” de la Cuenta de resultados.
Los fondos de comercio no se amortizan y, de acuerdo con lo establecido por la NIIF 3, se valoran posteriormente por su coste menos las pérdidas de valor acumuladas. El Grupo efectúa un análisis de recuperabilidad anual o con mayor frecuencia si existieran indicios de una posible pérdida de valor. Para realizar este análisis, se distribuye el fondo de comercio entre las unidades generadoras de efectivo que se benefician de las sinergias de una combinación de negocios y se realiza una estimación del valor recuperable de las mismas a través del descuento de los flujos de caja futuros estimados de cada una de ellas. Si el valor recuperable de alguna de las unidades generadoras de efectivo resultase inferior que el de los flujos de caja descontados, se registraría una pérdida con cargo a resultados del ejercicio en que se producen. Una pérdida de valor del fondo de comercio no puede ser revertida en ejercicios posteriores.
3.7 Otros activos intangibles
Se consideran activos intangibles aquellos activos no monetarios sin sustancia física susceptibles de ser identificados individualmente, ya porque sean separables o bien porque provengan de un derecho legal. Tan sólo se registran en el balance aquellos activos cuyo coste puede medirse de forma fiable y de los que el Grupo espera obtener beneficios económicos futuros.
El Grupo Repsol YPF, valora inicialmente los activos intangibles por su coste de adquisición o producción, excepto los derechos de emisión descritos en el apartado d) de este epígrafe. El citado coste se amortiza de forma sistemática a lo largo de su vida útil en función del patrón de consumo de los beneficios esperados, como se detalla en los párrafos siguientes. El Grupo reconoce cualquier pérdida de valor que se haya producido en el valor registrado de los activos intangibles en la línea “Otros gastos” de la Cuenta de resultados. A la fecha de cierre, estos activos se registran por su coste menos la amortización acumulada correspondiente y las pérdidas por deterioro de valor que hayan experimentado.
Las marcas o los activos intangibles de naturaleza similar desarrollados internamente por el Grupo no se registran como activo y los gastos incurridos se imputan a la Cuenta de resultados en el período en que se incurren.
Repsol YPF sigue la política de registrar como gasto del ejercicio los costes originados por la actividad de investigación y desarrollo.
Repsol YPF sigue la política de registrar como gasto del ejercicio los costes originados por la actividad de investigación y desarrollo.
a. Derechos de traspaso, superficie y usufructo
Dentro de este epígrafe se incluyen:
i. Los costes correspondientes a los contratos de compra del derecho a la gestión de estaciones de servicio y los de derechos de usufructo y de superficie relacionados con este mismo tipo de activos. Dichos costes se amortizan en el período al que se refiere cada contrato, que varía entre 9 y 50 años.
ii. Los derechos exclusivos de uso de gasoductos de transporte. Dichos derechos se amortizan durante el período de vigencia del derecho, que en la actualidad es de 25 años.
b. Costes de abanderamiento e imagen
Recoge el coste correspondiente a los contratos de abanderamiento de estaciones de servicio propiedad de terceros, que se amortiza linealmente en el período correspondiente al plazo de vinculación de cada contrato.
c. Contratos de suministro en exclusiva
Recoge los costes derivados de los contratos de suministro en exclusiva a estaciones de servicio, distribuidores y consumidores directos, que se amortizan linealmente en el período de vinculación de cada contrato (actualmente con una vida media de 5 años).
d. Derechos de emisión
Los derechos de emisión se valoran en el momento inicial por su valor razonable y posteriormente se registran siguiendo el método del coste. En el caso de los derechos de emisión recibidos del Gobierno de manera gratuita, se consideran una subvención y como tal, en el momento en que son asignados, se registra un ingreso diferido equivalente por el mismo importe que los derechos de emisión reconocidos.
A medida que se van realizando emisiones a la atmósfera, el Grupo registra una provisión en función de las toneladas de CO2 emitidas valoradas de la siguiente forma: (i) los derechos de emisión asignados de forma gratuita a los precios originales; (ii) los derechos de emisión comprados en el mercado para cubrir las emisiones realizadas por encima de los derechos asignados gratuitamente, a los precios medios de compra, y (iii) aquellas emisiones realizadas en el periodo que no hubieran sido cubiertas a fecha de cierre, a los precios en dicha fecha.
El ingreso diferido registrado por los derechos de emisión recibidos de manera gratuita se va aplicando a la Cuenta de resultados de forma sistemática al ritmo al que se realizan las emisiones de CO2 que están destinados a cubrir y se genera la provisión, de forma que el efecto en la Cuenta de resultados por aquellos derechos subvencionados es nulo.
e. Otros
En este epígrafe se recogen concesiones administrativas y otros costes, tales como los relativos a aplicaciones informáticas y propiedad industrial. Dichos conceptos se amortizan linealmente a lo largo de la vida útil de los mismos; en el caso de las concesiones administrativas en el período de concesión y en el resto de activos en un período entre 4 y 10 años.
3.8. Activos disponibles para la venta
Los activos no corrientes se clasifican como disponibles para la venta si su importe en libros se recupera a través de una operación de venta y no a través de un uso continuado de los mismos. Esta condición se considera cumplida únicamente cuando la venta es altamente probable y el activo está disponible para la venta inmediata en su estado actual. La venta previsiblemente se completará en el plazo de un año desde la fecha de clasificación.
Estos activos se presentan valorados por el menor importe entre el valor en libros y el valor razonable menos el coste de venta.
3.9. Deterioro del valor de los activos tangibles e intangibles
Para revisar si sus activos han sufrido una pérdida por deterioro de valor, el Grupo compara el valor en libros de los mismos con su valor recuperable en la fecha de cierre del balance, o más frecuentemente, si existieran indicios de que algún activo pudiera haberla sufrido. En caso de que el activo no genere flujos de efectivo que sean independientes de otros activos, el Grupo calcula el importe recuperable de la unidad generadora de efectivo a la que pertenece el activo.
El importe recuperable es el valor superior entre el valor razonable menos el coste de venta y el valor de uso. Al evaluar el valor de uso, los futuros flujos de efectivo netos estimados se descuentan a su valor actual utilizando un tipo de descuento que refleja los riesgos de mercado con respecto al valor temporal del dinero y los específicos del negocio al que el activo pertenece.
Si el importe recuperable de un activo (o una unidad generadora de efectivo) es inferior a su importe en libros, el importe en libros del mismo (o de la unidad generadora de efectivo) se reduce a su importe recuperable, reconociendo una pérdida por deterioro de valor como gasto en la línea “Otros gastos” de la Cuenta de resultados.
La base de amortización será el importe neto de los activos, entendiendo como tal su coste bruto menos cualquier pérdida de valor acumulada.
Cuando una pérdida por deterioro de valor revierte posteriormente, el importe en libros del activo (unidad generadora de efectivo) se incrementa hasta la estimación revisada de su importe recuperable, de tal modo que el importe en libros incrementado no supere el importe en libros que se habría determinado de no haberse reconocido ninguna pérdida por deterioro de valor para el activo (unidad generadora de efectivo) en ejercicios anteriores. Esta reversión se registra en la línea ”Otros ingresos” de la Cuenta de resultados.
3.10. Activos financieros corrientes y no corrientes
El Grupo clasifica sus activos financieros dentro de las siguientes categorías: (i) activos financieros a valor razonable con cambios en resultados, (ii) préstamos y cuentas a cobrar, (iii) inversiones mantenidas a vencimiento, y (iv) activos financieros disponibles para la venta. La clasificación depende del propósito para el cuál las inversiones son adquiridas; el Grupo determina la clasificación de sus inversiones en el momento del reconocimiento inicial y revisa la misma a cada fecha de cierre.
a. Activos financieros a valor razonable con cambios en resultados
Esta categoría tiene a su vez dos subcategorías: (i) activos financieros mantenidos para su negociación y (ii) aquéllos designados en el momento inicial como activos financieros a valor razonable con cambios en resultados. Un activo financiero es clasificado como activo financiero a valor razonable, si es adquirido principalmente con el propósito de venderlo en un corto plazo o si es designado como tal. Los derivados financieros se clasifican como mantenidos para su negociación a no ser que estén designados como instrumentos de cobertura. Los activos dentro de esta categoría están clasificados como corrientes tanto si están mantenidos para la negociación como si se espera se realicen dentro de los doce meses siguientes a la fecha de balance.
b. Préstamos y cuentas a cobrar
Los préstamos y cuentas a cobrar son activos financieros distintos de los instrumentos derivados, con pagos fijos o determinados que no están cotizados en un mercado activo. Surgen cuando el Grupo provee dinero, bienes o servicios directamente a un deudor sin intención de negociar la cuenta a cobrar. Están incluidos dentro de activos corrientes, a excepción de aquéllos cuyo vencimiento es superior a los doce meses posteriores a la fecha de balance, en cuyo caso figuran clasificados como activos no corrientes.
c. Activos financieros mantenidos a vencimiento
Los activos financieros mantenidos a vencimiento son activos financieros distintos de los instrumentos derivados, con cobros fijos o determinables y vencimientos fijos sobre los que el Grupo tiene la intención y capacidad de mantenerlos hasta su vencimiento. Están incluidos dentro de activos corrientes, a excepción de aquéllos cuyo vencimiento es superior a los doce meses posteriores a la fecha de balance, que figuran como activos no corrientes. No incluyen los préstamos y cuentas por cobrar originados por la propia sociedad que figuran clasificados como préstamos y cuentas por cobrar.
d. Activos financieros disponibles para la venta
Los activos financieros disponibles para la venta son activos financieros distintos de los instrumentos derivados que, o bien han sido clasificados dentro de esta categoría, o bien no lo han sido dentro de ninguna otra categoría de activos financieros. Están incluidos en activos financieros no corrientes a no ser que se tenga la intención de disponer del activo dentro de los doce meses siguientes a la fecha del balance.
Los activos financieros negociables y aquellos otros que se clasifiquen como “valorados a valor razonable con cambios en resultados” y los “disponibles para la venta” se valoran a su valor razonable en las fechas de valoración posterior. En el caso de los activos negociables y los clasificados como “valorados a valor razonable con cambios en resultados”, los beneficios y las pérdidas procedentes de las variaciones en el valor razonable se incluyen en los resultados netos del ejercicio. En cuanto a las inversiones disponibles para la venta, los beneficios y las pérdidas procedentes de las variaciones en el valor razonable se reconocen directamente en el patrimonio neto hasta que el activo se enajena o se determine que ha sufrido un deterioro de valor, momento en el cual los beneficios o las pérdidas acumuladas reconocidos previamente en el patrimonio neto se incluyen en los resultados netos del periodo.
En el caso de los instrumentos de patrimonio clasificados como disponibles para la venta, las pérdidas de valor reconocidas en la Cuenta de resultados del período, no serían revertidas a través de la cuenta de la misma.
Se entiende por valor razonable de un instrumento financiero en una fecha dada el importe por el que podría ser comprado o vendido en esa fecha entre dos partes, en condiciones de independencia mutua e informadas en la materia, que actuasen libre y prudentemente. La referencia más objetiva y habitual del valor razonable de un instrumento financiero es el precio que se pagaría por él en un mercado organizado, transparente y profundo (“precio de cotización” o “precio de mercado”). Si este precio de mercado no puede ser estimado de manera objetiva y fiable para un determinado instrumento financiero, se recurre para estimar su valor razonable al establecido en transacciones recientes de instrumentos análogos o al valor actual de todos los flujos de caja futuros (cobros o pagos), aplicando como tasa de descuento el tipo de interés de mercado de instrumentos financieros similares (mismo plazo, moneda, tipo de tasa de interés y misma calificación de riesgo equivalente).
Las inversiones a vencimiento y los préstamos y cuentas por cobrar originados por la sociedad se valoran a su “coste amortizado” reconociendo en la Cuenta de resultados los intereses devengados en función de su tipo de interés efectivo (TIR). Por coste amortizado se entiende el coste inicial menos los cobros del principal más o menos la amortización acumulada de la diferencia entre los importes inicial y al vencimiento, teniendo en cuenta potenciales reducciones por deterioro o impago. Una pérdida de valor para este tipo de activos se produce cuando existe una evidencia objetiva de que el Grupo no será capaz de cobrar todos los importes de acuerdo a los términos originales de las cuentas a cobrar. El importe de la provisión por pérdida de valor es la diferencia entre el valor neto contable y el valor presente de los flujos de caja futuros descontados a la tasa de interés efectiva. El importe de la provisión por pérdida de valor se reconoce en la línea “Otros gastos” de la Cuenta de resultados.
El tipo de interés efectivo es el tipo de actualización que iguala exactamente el valor de un instrumento financiero a la totalidad de sus flujos de efectivo estimados por todos los conceptos a lo largo de su vida remanente. Para los instrumentos financieros a tipo de interés fijo, el tipo de interés efectivo coincide con el tipo de interés contractual establecido en el momento de su adquisición más, en su caso, las comisiones que, por su naturaleza, sean asimilables a un tipo de interés. En los instrumentos financieros a tipos de interés variable, el tipo de interés efectivo coincide con la tasa de rendimiento vigente por todos los conceptos hasta la primera revisión del tipo de interés de referencia que vaya a tener lugar.
3.11. Existencias
Las existencias adquiridas para uso propio se valoran por el menor valor entre el coste y el valor neto realizable. El precio de coste (básicamente coste medio anual) incluye los costes de materiales directos y, en su caso, los costes de mano de obra directa y los gastos generales incurridos al trasladar las existencias a su ubicación y condiciones actuales. El valor neto realizable representa la estimación del precio de venta menos todos los costes estimados de terminación y los costes que serán incurridos en los procesos de comercialización, venta y distribución.
Los descuentos comerciales, las rebajas obtenidas y otras partidas similares se deducirán en la determinación del precio de adquisición.
El Grupo realiza una evaluación del valor neto realizable de las existencias al final del ejercicio, dotando la oportuna provisión cuando las mismas se encuentran sobrevaloradas. Cuando las circunstancias que previamente causaron la rebaja hayan dejado de existir, o cuando exista clara evidencia de incremento en el valor neto realizable debido a un cambio en las circunstancias económicas, se procede a revertir el importe de la misma.
En el caso de los productos refinados, la asignación de costes se efectúa en proporción al precio de venta de los correspondientes productos (método del isomargen).
Las existencias de “commodities” adquiridas para trading se valoran a valor razonable menos los costes para la venta y los cambios de valor se registran en la Cuenta de resultados. Estas existencias no representan un volumen significativo de las operaciones del Grupo (ver nota 15).
3.12. Cuentas por cobrar
Las cuentas por cobrar son activos financieros. La valoración y registro de las mismas se incluye en el apartado 10) de esta nota sobre Activos financieros corrientes y no corrientes.
3.13. Efectivo y equivalentes al efectivo
Repsol YPF clasifica en el epígrafe de efectivo y equivalentes al efectivo aquellos activos financieros líquidos, como por ejemplo el dinero líquido en caja o bancos, depósitos o inversiones financieras líquidas, que se pueden transformar en una cantidad conocida de efectivo en un plazo inferior a 3 meses y cuyo riesgo de cambios en su valor es poco significativo.
3.14. Instrumentos de capital
Los instrumentos financieros clasificados en este epígrafe, son aquéllos en los que el Grupo posee un derecho contractual incondicional que le permite evitar la obligación de desembolso de efectivo u otro instrumento financiero, y donde el contrato representa, en sustancia, un interés residual sobre los activos netos del emisor después de deducir todos sus pasivos.
Las acciones ordinarias están clasificadas como patrimonio neto. Las acciones preferentes están clasificadas como pasivo financiero (ver apartado 16) de esta nota.
3.15. Beneficio por acción
El beneficio básico por acción se calcula como el cociente entre el beneficio neto del período atribuible a la sociedad dominante y el número medio ponderado de acciones ordinarias en circulación durante dicho período, sin incluir el número medio de acciones de la sociedad dominante en cartera de las sociedades del Grupo (ver nota 16.1).
3.16. Pasivos financieros
Los pasivos financieros son reconocidos inicialmente a su valor razonable, neto de los costes de transacción incurridos. Dado que el Grupo no tiene pasivos financieros mantenidos para su negociación, salvo los instrumentos financieros derivados, con posterioridad al reconocimiento inicial, los pasivos financieros son valorados a coste amortizado. Cualquier diferencia entre el importe recibido como financiación (neto de costes de transacción) y el valor de reembolso, es reconocida en la Cuenta de resultados a lo largo de la vida del instrumento financiero de deuda, utilizando el método de la tasa de interés efectiva.
Los pasivos financieros son clasificados como pasivos financieros no corrientes en los casos en que el Grupo tenga un derecho contractual incondicional para la cancelación del pasivo más allá de los doce meses a partir de la fecha del balance. En otro caso, se clasifican como corrientes.
Las acciones preferentes cuyas condiciones se detallan en la nota 18 corresponden a esta categoría de pasivo y figuran clasificadas en una partida independiente del balance; se registran por su valor razonable neto de los costes de emisión incurridos y posteriormente siguiendo el método del coste amortizado.
3.17 Provisiones
El Grupo distingue entre:
• Provisiones: obligaciones presentes, legales o asumidas por la empresa, surgidas como consecuencia de un suceso pasado para cuya cancelación se espera una salida de recursos (beneficios económicos) cuyo importe y momento pueden ser inciertos; y
• Pasivos contingentes: obligaciones posibles surgidas de sucesos pasados cuya confirmación está sujeta a la ocurrencia o no de eventos fuera del control de la empresa, u obligaciones presentes surgidas de un suceso pasado cuyo importe no puede ser estimado de forma fiable o para cuya liquidación no es probable que tenga lugar una salida de recursos.
Las Cuentas anuales consolidadas recogen todas las provisiones significativas con respecto a las cuales se estima que la probabilidad de que se tenga que atender la obligación es mayor que de lo contrario. Los pasivos contingentes no se reconocen en los estados financieros, sino que se informa sobre los mismos, conforme a los requerimientos de la NIC 37 (ver nota 37).
Dentro de este epígrafe se incluyen las obligaciones asumidas por compromisos por pensiones y obligaciones similares que se describen en el apartado 18) de esta nota. También se recogen otras provisiones para riesgos y gastos, como por ejemplo aquellas de naturaleza medioambiental, nacidas de litigios en curso y por indemnizaciones u obligaciones pendientes, avales u otras garantías similares a cargo de la empresa, así como por reestructuración de plantillas. Su dotación se efectúa al nacimiento de la responsabilidad o de la obligación que determine la indemnización o pago, cuando su cuantía se pueda estimar de forma fiable.
Igualmente recoge las provisiones por incentivos a medio y largo plazo y el premio de permanencia descritas en la nota 32. Algunos de estos planes de incentivos están referenciados a la cotización de la acción de Repsol YPF, cuyas liquidaciones se realizan en efectivo como se describe en el apartado 25 de esta nota Pagos basados en acciones.
Asimismo, se recoge en este apartado la provisión correspondiente a los derechos de emisión consumidos por las emisiones de CO2 realizadas en el ejercicio (ver apartado 3.7 d) de esta nota.
3.18. Provisión para pensiones y obligaciones similares
a. Planes de aportación definida
Para algunos colectivos de trabajadores en España, Repsol YPF tiene reconocidos planes de aportación definida adaptados a la Ley de Planes y Fondos de Pensiones, cuyas principales características son las siguientes:
i. Son planes de modalidad mixta destinados a cubrir tanto las prestaciones de jubilación como los riesgos por invalidez y fallecimiento de los partícipes.
ii. El promotor (Repsol YPF) se compromete, para los partícipes en activo, a una aportación mensual a fondos de pensiones externos de determinados porcentajes del salario.
En YPF existe también un plan de pensiones de aportación definida para los empleados de sus principales sociedades (YPF, OPESSA y Repsol YPF Gas), donde la empresa aporta básicamente la misma cantidad que el partícipe con un máximo establecido. Debido al impacto que la crisis en Argentina de finales de 2001 tuvo sobre los fondos administrados por las compañías de seguros de retiro, YPF suspendió sus aportaciones a dichas compañías, si bien continuó efectuando las retenciones al personal, realizando las contribuciones oportunas y depositando los fondos preventivamente en cuentas de la compañía. Descartando los vehículos anteriores de administración de los planes, se decidió, como fórmula óptima, la constitución de un fideicomiso para las contribuciones realizadas por la compañía y un fondo común de inversión para las aportaciones de los empleados. Este último se registra ante la Comisión Nacional de Valores argentina.
Asimismo, el Grupo Gas Natural también tiene reconocidos para algunos colectivos de trabajadores planes de pensiones de aportación definida.
El coste anual de estos planes se registra en la línea “Gastos de personal” de la Cuenta de resultados.
b. Planes de prestación definida
De acuerdo con la NIC 19 “Beneficios a los empleados”, la contabilización, por parte de la entidad, de los planes de prestación definida, supone: (i) utilizar técnicas actuariales para hacer una estimación fiable del importe de los beneficios que los empleados han acumulado, en razón de los servicios que han prestado en el periodo corriente y en los anteriores; (ii) descontar los anteriores beneficios, a fin de determinar el valor presente de la obligación que suponen los beneficios definidos y el costo de los beneficios a suministrar; (iii) determinar el valor razonable de cualesquiera activos del plan; (iv) determinar el importe total de las ganancias o pérdidas actuariales, así como el importe de aquellas ganancias o pérdidas que deban ser reconocidas; (v) determinar el coste por servicios anteriores, en el caso de que el plan haya sido introducido de nuevo o cambiado las condiciones y, por último, (vi) determinar la ganancia o pérdida correspondiente, en caso de que haya habido reducciones en el plan o liquidación del mismo.
El importe reconocido como un pasivo por beneficios definidos, debe ser la suma neta total de: (i) el valor presente de las obligaciones, (ii) más (menos) cualquier ganancia (pérdida) actuarial no reconocida, (iii) menos cualquier importe procedente del coste de servicio pasado aún no reconocido, (iv) menos el valor razonable de los eventuales activos del plan con los cuales se liquidan directamente las obligaciones.
Las retribuciones post-empleo se reconocen en la Cuenta de resultados de acuerdo con lo establecido en la NIC 19 modificada, de la forma siguiente:
. El coste de los servicios del periodo corriente (entendiendo como tal el incremento en el valor actual de las obligaciones que se origina como consecuencia de los servicios prestados en el ejercicio por los empleados), en el capítulo “Gastos de personal”.
i. El coste por intereses, entendiendo como tal el incremento producido en el ejercicio en el valor actual de las obligaciones como consecuencia del paso del tiempo.
ii. El rendimiento de los activos asignados a la cobertura de los compromisos y los cambios en su valor, menos cualquier coste originado por su administración y los impuestos que les afecten.
De acuerdo con la NIC 19, la compañía debe reconocer los beneficios por terminación como un gasto cuando se encuentre comprometida de forma demostrable a: (i) rescindir el vínculo que le une con un empleado o grupo de empleados antes de la fecha normal de retiro, o bien a (ii) pagar beneficios por terminación como resultado de una oferta realizada para incentivar la rescisión voluntaria por parte de los empleados.
La política de la compañía es provisionar estas prestaciones a medida que se van devengando los derechos. Estos importes están registrados dentro del epígrafe “Provisiones para riesgos y gastos” de los balances de situación consolidados adjuntos. Los activos de estos planes están separados de los activos del Grupo y son gestionados por terceros.
3.19. Subvenciones e ingresos diferidos
a. Subvenciones de capital
Son aquellas subvenciones relacionadas con activos y corresponden básicamente a subvenciones no reintegrables que se valoran por el importe concedido o valor nominal o por el valor razonable de los activos entregados, en el caso de que éstos se hayan transmitido gratuitamente, y se registran como ingresos diferidos en el momento en el que existe certeza de que van a ser recibidas. Estas subvenciones se imputan linealmente a resultados en función de la vida útil del activo cuyo coste financian. En los Estados Financieros de Repsol YPF se presentan los importes del activo y de la subvención obtenida de forma independiente en el activo y pasivo del balance.
b. Subvenciones de explotación
Son aquellas subvenciones que resultan exigibles por parte de la empresa en virtud de gastos o pérdidas pasadas, y se registran como ingresos del ejercicio en el que puedan ser exigidas.
c. Ingresos diferidos
Incluyen básicamente los ingresos por cesión de derechos de transporte por gasoducto, los ingresos por desplazamiento de la red de distribución de gas natural a cargo de terceros, así como los importes netos percibidos cada año en contraprestación de nuevas acometidas y ramales. Estos conceptos se imputan linealmente a resultados en el período de amortización del inmovilizado relacionado, que varía entre 20 y 50 años.
Adicionalmente, se recogen en este apartado los ingresos diferidos correspondientes a los derechos de emisión de CO2 asignados de forma gratuita de acuerdo con el plan nacional de asignación (ver apartado 3.7d de esta nota).
3.20. Arrendamientos operativos y financieros
Los arrendamientos se clasificarán como financieros cuando el arrendador transfiere sustancialmente todos los riesgos y ventajas inherentes a la propiedad al arrendatario, mientras que en las operaciones de arrendamiento operativo, la propiedad del bien arrendado y sustancialmente todos los riesgos y ventajas que recaen sobre el bien permanecen en el arrendador.
a. Arrendamientos operativos
Cuando las sociedades del Grupo actúan como arrendadoras, presentan el coste de adquisición de los bienes arrendados en el epígrafe “Propiedades, Planta y Equipo”. Estos activos se amortizan de acuerdo con las políticas adoptadas para las propiedades, planta y equipos similares de uso propio y los ingresos procedentes de los contratos de arrendamiento se reconocen en la línea “Otros ingresos” de la Cuenta de resultados según se incurren.
Cuando las sociedades del Grupo actúan como arrendatarias, los gastos del arrendamiento se cargan linealmente en la línea “Otros gastos” de la Cuenta de resultados según se incurren.
b. Arrendamientos financieros en los que el Grupo figura como arrendatario
Cuando las sociedades del Grupo actúan como arrendatarias de un bien en arrendamiento financiero, el coste de los activos arrendados se presenta en el Balance de situación consolidado según la naturaleza del bien objeto del contrato y, simultáneamente, se registra un pasivo en el Balance por el menor importe entre el valor razonable del bien arrendado o la suma de los valores actuales de las cantidades a pagar al arrendador más, en su caso, el precio de ejercicio de la opción de compra. Estos activos se amortizan con criterios similares a los aplicados al conjunto de las propiedades, planta y equipo de uso propio o en el plazo del arrendamiento, cuando éste sea más corto.
Los gastos financieros derivados de la actualización financiera del pasivo registrado se cargan en la línea “cargas financieras” de la Cuenta de resultados consolidada de forma que el rendimiento se mantenga constante a lo largo de la vida de los contratos.
Las operaciones más significativas incluidas en este epígrafe son los derechos adquiridos por contratos de fletamento en time-charter a largo plazo, los cuales se registran por el valor actual de los pagos futuros más, en su caso, la opción de compra del bien y se amortizan linealmente atendiendo a la vida útil de los activos afectos (buques metaneros), que en la actualidad es de 20 años. En el pasivo del balance, en los epígrafes “Otros pasivos no corrientes” para los importes a pagar en un plazo superior a un año y “Acreedores comerciales y otras cuentas a pagar” para los importes con vencimiento inferior a un año, se recoge el importe descontado de las cuotas pendientes de pago más las opciones de compra.
3.21. Acreedores comerciales y otras cuentas a pagar
Los acreedores comerciales y otras cuentas a pagar son pasivos financieros que no devengan explícitamente intereses y se registran por su valor nominal.
3.22. Impuesto sobre beneficios
Repsol YPF y el resto de sociedades que componen el Grupo registran, en la Cuenta de resultados del ejercicio, el importe devengado del Impuesto que grava la renta de las sociedades, para cuyo cálculo se toman en consideración las diferencias existentes entre el devengo contable y el devengo fiscal de las transacciones y otros sucesos del ejercicio corriente, que hayan sido objeto de reconocimiento en los estados financieros, dando origen así a las diferencias temporarias y el correspondiente reconocimiento de determinados activos y pasivos por impuestos diferidos que aparecen en el Balance de situación. Estos importes se registran aplicando a la diferencia temporaria el tipo de gravamen al que se espera que sean recuperadas o liquidadas.
Son diferencias temporarias:
• Aquellas diferencias temporales que se dan entre el resultado contable y el resultado fiscal que se originan en un ejercicio y revierten en otro u otros posteriores.
• Las que surgen como consecuencia de un hecho que no afecta al resultado, pero que hace que el valor contable de un activo o pasivo difiera de su base fiscal.
Se reconocen pasivos por impuestos diferidos para todas las diferencias temporarias imponibles, salvo si la diferencia temporaria se deriva del reconocimiento inicial del fondo de comercio, cuya amortización no es deducible a efectos fiscales o del reconocimiento inicial (salvo en una combinación de negocios) de otros activos y pasivos en una operación que no afecta al resultado del ejercicio.
Por su parte, los activos por impuestos diferidos, identificados como diferencias temporarias solo se reconocen en el caso de que la reversión se produzca en un plazo cercano y se considere probable que las entidades consolidadas vayan a tener en el futuro suficientes ganancias fiscales contra las que poder hacerlos efectivos y además no procedan del reconocimiento inicial (salvo en una combinación de negocios) de otros activos y pasivos en una operación que no afecta al resultado del ejercicio. El resto de activos por impuestos diferidos (bases imponibles negativas y deducciones pendientes de compensar) solamente se reconocen en el caso de que se considere probable que las entidades consolidadas vayan a tener en el futuro suficientes ganancias fiscales contra las que poder hacerlos efectivos.
El gasto devengado del Impuesto sobre beneficio incluye tanto el gasto por el impuesto diferido como el gasto por el impuesto corriente entendido éste como la cantidad a pagar (o recuperar) relativa al resultado fiscal del ejercicio (ver nota 25).
Adicionalmente, en la línea “Impuesto sobre beneficios” de la Cuenta de resultados adjunta se incluyen, tanto el gasto devengado del impuesto sobre beneficio, como las dotaciones netas del ejercicio de las provisiones por actas fiscales en la medida en que éstas se refieran al impuesto sobre beneficio.
3.23. Reconocimiento de ingresos y gastos
Los ingresos se calculan al valor razonable de la contraprestación cobrada o a cobrar y representan los importes a cobrar por los bienes entregados y los servicios prestados en el marco ordinario de la actividad, menos descuentos, IVA y otros impuestos relacionados con las ventas.
Los ingresos procedentes de las ventas de bienes se registran en el momento en que los riesgos y beneficios inherentes de la propiedad han sido transferidos.
Con el objetivo de minimizar los costes de transporte y optimizar la cadena logística del Grupo, Repsol YPF entra en operaciones de intercambio de productos petrolíferos con otras compañías en localizaciones geográficas distintas. Estos acuerdos incluyen cláusulas para adecuar a través de una contraprestación económica el valor de los productos intercambiados en función de las especificaciones técnicas de los mismos y los lugares de entrega y recepción de la mercancía. Estas transacciones no se registran en la Cuenta de resultados del ejercicio como compras y ventas individuales. Asimismo, el Grupo tampoco registra como ventas del ejercicio aquellas transacciones en las que las cláusulas de los contratos firmados implican que no se transfiere al comprador los riesgos inherentes de la propiedad.
Los ingresos ordinarios asociados a la prestación de servicios se reconocen considerando el grado de realización de la prestación a la fecha de balance, siempre y cuando el resultado de la transacción pueda ser estimado con fiabilidad.
Los ingresos por intereses se devengan siguiendo un criterio financiero temporal, en función del principal pendiente de pago y el tipo de interés efectivo aplicable. Los ingresos por dividendos procedentes de inversiones se reconocen cuando los derechos de los accionistas a recibir el pago han sido establecidos.
Los gastos se reconocen en la Cuenta de resultados cuando tiene lugar una disminución en los beneficios económicos futuros relacionados con una reducción de un activo, o un incremento de un pasivo, que se puede medir de forma fiable. Esto implica que el registro de un gasto tiene lugar de forma simultánea al registro del incremento del pasivo o la reducción del activo.
Se reconoce un gasto de forma inmediata cuando un desembolso no genera beneficios económicos futuros o cuando no cumple los requisitos necesarios para su registro como activo. Asimismo se reconoce un gasto cuando se incurre en un pasivo y no se registra activo alguno, como puede ser un pasivo por una garantía.
Los ingresos y gastos procedentes de una misma transacción se registran de forma simultánea en la Cuenta de resultados.
Como consecuencia del marco jurídico para la comercialización de hidrocarburos en todos los países en los que el Grupo desarrolla su actividad, Repsol YPF refleja como gasto y como ingreso los impuestos especiales y otros de naturaleza análoga en relación con la producción y/o venta de hidrocarburos. Este hecho ha supuesto en las cuentas de resultados consolidadas de los ejercicios anuales 2005 y 2004 un mayor gasto por importe de 5.636 y 5.533 millones de euros respectivamente, registrado en el epígrafe “Otros gastos”, y un mayor ingreso de similar importe registrado en el epígrafe “Ventas” de la Cuenta de resultados adjunta.
Las transacciones entre empresas del Grupo Repsol YPF se realizan de acuerdo con las condiciones de mercado. Estas transacciones generan ingresos, gastos y resultados que son eliminados en el proceso de consolidación.
Los trabajos destinados a la gestión del agua, a la protección de la atmósfera, a la gestión de residuos, a la remediación de suelos y aguas subterráneas y al desarrollo de sistemas de gestión medioambiental tienen la consideración de gasto medioambiental y su tratamiento contable se realiza de acuerdo con los criterios antes indicados.
3.24. Operaciones con derivados financieros
Las actividades del Grupo están expuestas a riesgos financieros y comerciales por la variación de los tipos de interés, los tipos de cambio o la variación de los precios de determinadas “commodities”. A tal efecto, el Grupo contrata derivados para cubrirse de dichos riesgos, si bien estos instrumentos no siempre cualifican como cobertura contable de acuerdo con los criterios establecidos por la NIC 39.
Los derivados son inicialmente reconocidos a valor razonable en la fecha de inicio de contrato y posteriormente son valorados a su valor razonable a través de la Cuenta de resultados, salvo tratamiento específico bajo contabilidad de coberturas. El método para el reconocimiento de la ganancia o pérdida resultante de cada valoración dependerá por tanto de si el derivado es designado como instrumento de cobertura o no, y en su caso, de la naturaleza del riesgo inherente a la partida cubierta. El Grupo designa ciertos derivados como: 1) coberturas de valor razonable de activos o pasivos reconocidos en balance o de compromisos en firme; 2) coberturas de flujos de caja de activos o pasivos reconocidos en balance o transacciones previstas altamente probables; y 3) coberturas de inversiones netas en operaciones en el extranjero.
Los derivados implícitos en otros instrumentos financieros o en otros contratos principales se consideran derivados separados cuando sus riesgos y características no están estrechamente relacionados con los de los contratos principales y cuando dichos contratos principales no se registran a su valor razonable con beneficios o pérdidas no realizados presentados en la Cuenta de resultados.
El Grupo documenta en el nacimiento de cada transacción la relación entre el instrumento de cobertura y partidas cubiertas, así como el objetivo de gestión del riesgo y estrategia de cobertura para las diversas transacciones cubiertas. El Grupo también documenta sus valoraciones, tanto en el inicio de la cobertura así como en su comportamiento posterior, en lo relativo a si los derivados que son utilizados en operaciones de cobertura son altamente efectivos en la compensación de cambios en valores razonables o compensación de los flujos de caja de las partidas cubiertas.
La contabilización de coberturas es interrumpida cuando el instrumento de cobertura vence, o es vendido, finalizado o ejercido, o deja de cumplir los criterios para la contabilización de coberturas. En ese momento, cualquier beneficio o pérdida acumulada correspondiente al instrumento de cobertura que haya sido registrado en el patrimonio neto se mantiene dentro del patrimonio neto hasta que se produzca la operación prevista. Cuando no se espera que se produzca la operación que está siendo objeto de cobertura, los beneficios o pérdidas acumulados netos reconocidos en el patrimonio neto se transfieren a los resultados netos del período.
Los valores razonables de los diversos instrumentos derivados utilizados como instrumentos de cobertura están incluidos en la nota 38.
a. Cobertura de valor razonable
Los cambios en el valor razonable de derivados que están designados y califican como cobertura de valor razonable están registrados en la Cuenta de resultados, junto con cualquier cambio en el valor razonable de las partidas cubiertas.
b. Cobertura de flujos de caja
La parte efectiva de los cambios en el valor razonable de los derivados que están designados y califican como cobertura de flujos de caja están recogidos en patrimonio neto. La ganancia o pérdida relativa a la parte inefectiva es reconocida inmediatamente en la Cuenta de resultados.
Los importes acumulados en patrimonio neto son llevados a la Cuenta de resultados en los periodos en los que las partidas cubiertas afecten a la Cuenta de resultados
c. Cobertura de inversión neta
Las coberturas de inversiones netas en operaciones en el extranjero son coberturas de la exposición a las variaciones en el tipo de cambio relativas a la participación en los activos netos de operaciones en el extranjero. Son contabilizadas de forma similar a las coberturas de flujos de efectivo: cualquier ganancia o pérdida por variación en la parte efectiva del valor razonable es reconocida en patrimonio neto; la ganancia o la pérdida relativa a la parte inefectiva es reconocida inmediatamente en la Cuenta de resultados. Las ganancias y pérdidas acumuladas en patrimonio neto son incluidas en la Cuenta de resultados cuando la operación en el extranjero es vendida o se dispone de la misma de cualquier otra forma.
La política del Grupo es financiar sus actividades en la misma moneda funcional en que están denominadas las inversiones extranjeras, con el objeto de reducir el riesgo de tipo de cambio de divisas. Dicha política se lleva a cabo, bien mediante la captación de recursos financieros en la divisa correspondiente o mediante la realización de permutas financieras de divisas.
En los contratos a plazo, las primas o descuentos que representan la diferencia entre el tipo a plazo y el tipo de contado a la firma del contrato, así como los intereses de las permutas financieras mixtas de divisas y tipos de interés se registran como ingresos y gastos financieros a lo largo de la duración de los contratos. Al cierre de cada ejercicio estos contratos se valoran por su valor de mercado a esa fecha y las diferencias de cambio resultantes se registran en el epígrafe “Cargas financieras” en la Cuenta de resultados, excepto las generadas en las operaciones destinadas a financiar las inversiones en sociedades participadas cuya moneda funcional es la misma que la del contrato en cuyo caso se contabilizan como mayor o menor importe en patrimonio.
Determinados instrumentos derivados como las permutas financieras mixtas de divisas y tipos de interés, por su naturaleza, tienen un componente de tipo de interés que junto con el componente de tipo de cambio determinan su valor razonable total. Las coberturas de inversión neta definidas por Repsol YPF con permutas financieras mixtas de divisas y tipos de interés son coberturas del tipo de cambio “forward” por lo que la variación total en el valor razonable de estos instrumentos a fecha de balance es registrada en patrimonio.
d. Derivados que no son designados como coberturas contables
Ciertos instrumentos financieros no son designados como cobertura. Los cambios en el valor razonable de estos instrumentos son reconocidas inmediatamente en la Cuenta de resultados.
3.25. Pagos basados en acciones
El Grupo realiza pagos a ciertos empleados basados en valoración de acciones que se liquidarán, según las condiciones del contrato, a través de pagos en efectivo. Los derechos conferidos a los beneficiarios pendientes de ejercitar, se valoran a mercado, prorrateando de manera lineal el importe de la valoración en función del plazo pendiente hasta la fecha de vencimiento del plan.
3.26. Metodología para la estimación del valor razonable
La metodología utilizada en la estimación del importe recuperable de los activos es en general el valor de uso, calculado a partir de los flujos de fondos esperados futuros derivados de la explotación de tales activos, descontados con una tasa que refleja el coste del capital medio ponderado. La estimación del coste de capital es específica para cada activo, en función de la moneda de sus flujos de caja y de los riesgos asociados a éstos, incluyendo el riesgo país.
El período sobre el cual se han proyectado los flujos de fondos de los activos de Exploración y producción excede en general los cinco años y abarca la vida económicamente productiva de los campos de petróleo y gas, estando limitado, para las reservas probadas, por la finalización contractual de los permisos o contratos de explotación. Los flujos de fondos estimados están basados en niveles de producción, precios de “commodities” y estimaciones de costes futuros necesarios relacionados a las reservas de petróleo y gas no desarrolladas, costes de producción, tasas de declino de los campos, demanda y oferta de los mercados, condiciones contractuales y otros factores. Las reservas no probadas se ponderan con factores de riesgo de acuerdo a la regla de Swanson la cual implica ponderaciones del 70% y el 30% para las reservas probables y posibles, respectivamente.
Los precios de referencia considerados se basan en una combinación de cotizaciones a futuro de los mercados para los tres primeros años y posteriormente, en proyecciones estándares de largo plazo, soportadas por la media de los precios históricos obtenidos a partir de un número considerable de años.
Los flujos de caja de los negocios de Refino y marketing se estiman a partir de la evolución prevista de ventas, márgenes de contribución unitarios, costes fijos y flujos de inversión o desinversión, acordes con las expectativas consideradas en los Planes Estratégicos específicos de cada negocio. El período de proyección de flujos de caja contemplado en la evaluación, es de cinco años y en el año sexto se incluye una entrada de fondos igual a la renta perpetua del resultado de las operaciones obtenido en el año quinto. Cuando aparecen inversiones en los años finales del periodo de evaluación, se corrige la renta perpetua para tener en cuenta los efectos de generación de caja en años ulteriores como consecuencia de estas inversiones.
El valor razonable de los derivados financieros se ha estimado descontando los flujos de caja futuros asociados a los mismos de acuerdo con los tipos de interés y tipos de cambio vigentes en las fechas de cierre del Balance de situación e incluyendo diferenciales acordes con las condiciones de riesgo crediticio de cada instrumento. Para algunos instrumentos derivados, además se toma como referencia el valor de mercado facilitado por las Entidades Financieras con las que se tienen contratadas las operaciones